Mujer de Aquí

Hasta Pronto

Por. Karol Bolaños

Esté valle de lágrimas es por ti, por tú repentina ausencia e inesperada partida. Por la injusticia de tú muerte a causa de está profunda violencia.

Tú madre sufre, es inevitable, todas las madres sufren cuando les arrebatan la vida de sus hijos. Ella jamás imaginó su vida sin ti y hoy no estás.

Tú joven esposa quiere pero no puede despertar de la terrible pesadilla en la que se encuentra. Quizá, ni ha logrado ver a tú pequeña hija. Quizá la tendrá en sus brazos mientras llora.

Tus hermanos deben estar ahogados en llanto, sin entender cómo fue posible que hoy tú imagen se hubiese borrado de su cotidianidad.

Tus amigos deben sentir tristeza, rabia y culpa. Pensarán una y otra vez cómo podrían haber evitado lo aparentemente inevitable.

El resto no dejará de sentir tristeza, asombro, curiosidad y nostalgia. Pensando como siempre en aquel que se queda vivo sufriendo.

¿Y tú? Pues, ya no piensas, bueno, eso es lo que se piensa que sucede cuando la gente muere. Ni idea, quizá si, quizá no.

De todos modos, si estás ahí, viendo sin poder interferir, querrás gritar, hacerte sentir y tal vez lo puedas lograr.

Sin embargo, trata de aprovechar esté momento para aceptar lo que no se puede cambiar, para consolar a los que tú sabes que les duele mucho y prepárate para partir hacia la eternidad.

Mientras tanto, buscaremos en nuestros recuerdos tu presencia; porque fuiste un niño adorable, un joven alegre y un adulto responsable. Todas esas imágenes las guardaremos en nuestra memoria familiar y jamás te olvidaremos.

¡Hasta siempre Fran!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s