Libre, Mujer de Aquí

Todo y Nada

Por. Karol Bolaños

El tiempo ha muerto en los relojes de arena, justamente cuando la arena se empezó a esparcir por el mundo; las hojas secas han terminado de caer por los fuertes vientos del último respiro del invierno, mientras que las flores rosas adornan los árboles primaverales; la vanidad sólo ha logrado abrirse campo en la desolación del ser que tiembla ante la existencia y las promesas se las lleva el viento cuando están fundadas en las palabras.

Entre las manos agrietadas por el lavado regular en tiempos fríos, pasan las escasas lágrimas que brotan de los ojos angustiados; aunque no es tristeza lo que cargan, sólo se trata del cansancio cuando el bostezo contiene es profundo hartazgo.

Es extraña la escritura de juegos de palabras, terriblemente fugaz el contenido de lo absurdo, más aún, cuando escribir nada y todo a la vez es imprescindible. Aunque tratándose de éstos tiempos, es normal que lo interesante deje de ser un motivo.

Un bebé recién nacido tirado en la basura, en una pequeña ciudad burguesa de Francia. No existe palabra porque se la podría llevar el tiempo o el viento. No hay lugar a la crítica porque la ética es cosa de intelectuales y hoy en día está prohibido pensar. No hay opinión porque con tanta moral en un cuerpo femenino podría convertirse en culpa o juzgamiento. Sólo queda una pequeña brecha a la curiosidad ¿Cuál será la historia detrás?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s