Mujer de Aquí, Relato

A Mi Querida Infancia

Por. Karol Bolaños

Me preguntan en algunas ocasiones: -¿cómo ha sido tu infancia? Quizá hay una sensación de que pudo haber sido muy dura; sin duda, esa imagen está relacionada con haber nacido en los años ochenta en la ciudad de Santiago de Cali y haber crecido en Mojica el corazón del Distrito de Aguablanca.

Entiendo que todo ese imaginario esté condicionado por la historia que nos tocó vivir, por la bruma que existe en medio de las necesidades y las situaciones extremas de violencia

Localmente, pasaban cosas espantosas, ahora lo entiendo viendo la historia filmica de mi ciudad.

Reconozco que crecí en un barrio con muchas dificultades sociales y económicas; en consecuencia, fuimos víctimas de una violencia devastadora. A título personal doy cuenta que siendo muy joven, perdí el ochenta por ciento de mis amigos a causa de la violencia urbana, mal llamada, delincuencia.

A veces, pienso que para muchos es casi normal que la periferia de una ciudad alegre, pujante y acogedora; sea la principal víctima de una problemática cruda, egoísta y cruel. Mas bien, creo que la mayoría de los que hemos vivido esto, nos parece realmente injusto e indolente.

Paradójicamente, tengo tan bonitas imágenes de una infancia llena de amor y juegos. De un refugio seguro, mi nicho.

Veo muchas amigas y amigos jugando en la calle, vecinas brindándome un plato de sus suculentas preparaciones venidas de la Costa Pacífica, de las montañas caucanas y la sierra sureña nariñense.

Recuerdo, nuestras expediciones mientras se construían las calles, las comitivas entre chicas, el día de las velitas con su habitual ritual de iluminación, la ruta de las novenas, las navidades callejeras, los años nuevos bailables, mis primeros aprendizajes al lado de una madre que creaba sus materiales didácticos con cosas en desuso, mis primeros pasos salseros, el goce de estrenar escuela y las sonrisas de mis maestras que veían en nosotros el deseo de conocer.

Tengo presente los dibujos de los primeros libros que leí en la biblioteca comunitaria y la ruta que tenía que atravesar para llegar hasta ellos. Debo añadir que lo que más disfrutaba era pasar al lado de las vacas, los puentes de madera y caminar por las calles polvorientas adornadas con árboles inmensos llenos de vida. Eso si eran aventuras, repletas de sensaciones y descubrimientos.

Recuerdo mis padres, siempre trabajando. Mi padre ha sido un obrero incansable y un ingeniero sin título. Mi madre una modista que dejó todo por educarnos; fue administradora del hogar, guía espiritual y financiadora de nuestros primeros logros educativos. Aunque siempre estaban ocupados y cansados, siempre tenían tiempo y amor para nosotros.

Dentro, ahí, donde no había tanta cosa, pero había lo fundamental, lo esencial y vital; ahí, en mi hogar, había amor, dulzura, ternura, inocencia y un ejemplo impecable.

Yo sé, pasó mucho, pero ese amor fue tan vital para disfrutar las pequeñas cosas. Ese amor me hizo resiliente, feliz y soñadora.

Recuerdo una infancia feliz, con padres amorosos y hermanos maravillosos. Sin muchos artilugios, pero con lo vital, amor. Con amigas y amigos divertidos, con compañeros de descubrimientos y guías esperanzadoras.

Aunque algún día existió y ahora hace parte del tiempo pasado, de aquello que jamás volverá a ser, guardo el recuerdo indeleble de lo bonito que es la vida, el amor, la familia y la amistad sincera.

Dedico estás palabras a mis padres, mis hermanos, mis amigas y amigos de la infancia que aún viven, también a aquellos que ya no existen, a mis vecinas y vecinos que siguen viviendo en el barrio, a mis maestras que no pierden su amor por la educación popular, a los y las artistas que conocí en la Casa Juvenil, a los laicos y laicas con los que compartí construyendo comunidad, a las misioneras que nos guiaron con su amor incondicional y a todos aquellos que nos brindaron la oportunidad de ver la vida con amor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s