Reseña

“39 Escalones” de Alfred Hitchcock

Por. Karol Bolaños

En 1935 Alfred Hitchcock filmó la famosa película “39 Escalones”, originalmente titulada: “The 39 Steps”. La cual, lo posicionó como símbolo del cine británico en la década de los treinta. Esta creación evidencia la madurez del director al narrar una historia emocionante que atrapa al espectador en una serie de situaciones cargadas de maldad y peligro. Así mismo, se puede identificar una de las mayores obsesiones del director, el personaje inocente, aquella persona que es involucrada en un crimen sin ser el responsable, es decir, se trata de ese «tipo normal que está en el lugar equivocado en el momento equivocado.«1

El montaje rápido de esta película está caracterizado por mostrar a base de planos cortos y simbología -imágenes mentales asociadas a imágenes reales-. Por ejemplo, en la escena en que el protagonista está pensando en la mujer que acaban de asesinar en su casa, pasan imágenes de ella diciendo las claves del misterio que aunque hacen parte de sus recuerdos juegan el papel de representación de su imaginario; esto, se evidencia estéticamente con imágenes paralelas de ambos rostros en primer plano.

Este tipo de propuestas de montaje corresponden a lo que algunos críticos han señalado como la fusión de influencias que tuvo Hitchcock, compuesta por los aportes del director de cine David W. Griffith, la escuela soviética, la literatura social de Charles Dickens y la literatura de Edgar Allan Poe que le brindaron herramientas para crear suspenso en sus películas.

Por esta razón, la narrativa de esta película va a estar entrelazada por el suspense, la ironía, el erotismo y el humor que se ven reflejados durante toda la aventura que van a vivir los protagonistas que buscan resolver el misterio que rodea el crimen de la agente británica, Annabella Smith.

Hitchcock transforma la persecución Richard Hannay en una aventura que lo lleva a descubrir el amor con su principal acusadora, Pamela. En cuanto al guión que es la parte narrativa que convoca en esta parte, se puede decir que está estructurada para que el tiempo real transcurra en un tiempo de espera que le permite a los protagonistas encontrar la salida al problema, por lo tanto, los diálogos son fundamentales a la hora de encontrar la pistas para resolver el misterio.

En consecuencia, esta película usa la técnica del McGuffin que expone una excusa argumental para estimular a los personajes en el desarrollo de la historia, ésta es reconocida como un elemento fundamental en el suspense.

En cuanto a la imagen, se puede considerar que la complejidad de los escenarios abiertos y cerrados deja entrever en los detalles el mensaje del director; por ejemplo, cuando usa espacios artificiales construidos desde su imaginario los carga de un ambiente de misterio (cuando Hannay y Pamela escapan de los malos que los llevan en un automóvil el espacio es imaginario y lo que transmite es tensión en el momento de la fuga).

En términos estéticos, se puede decir que el trabajo que han hecho con la fotografía de esta película es excelente, ya que, marca las pautas necesarias para mantener al espectador conectado en el desarrollo de la narración, sin presuponer la barrera que existe entre la realidad y la imaginación del suspense.

La puesta en escena se caracteriza por los encuadres amplios en los que aparece una composición simétrica entre el escenario, los actores y la luz para garantizar el sentido de cada escena. Para ejemplificar esto, se sugiere observar la escena en que el personaje principal está dormido y llega Annabella hablando con un papel en la mano, al tambalear, finalmente cae en la cama y deja ver el cuchillo en su espalda. En esta escena se puede notar la simetría de la composición de la situación que marcara la pauta para el misterio, todos los detalles hacen parte del sentido, la luz tenue, el encuadre cerrado y el condicionamiento del espacio se hacen necesarios para representar la muerte de la mujer.

En general, Alfred Hitchcock en la historia del cine es considerado como uno de los mejores directores y denominado por los expertos en cinematografía como un autor. Sin duda, la excentricidad, el humor sombrío y sádico, el erotismo y la innovación son elementos que resaltan sus valores creativos. Todo ello, queda en evidencia en 39 Escalones.

1http://major-reisman-cine-belico.blogspot.com/2009/01/39-escalones-39-steps.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s