Mujer de Aquí, Política, Reflexión, Social

Ellos Tienen los Medios, Nosotros la Paz

Por. Karol Bolaños

La deshumanización progresiva de los Tutsis, que no eran considerados como personas, vecinos, amigos, camaradas, sino como “cucarachas”, había sido el recurso que permitía sostener como aceptable y necesaria la exterminación. Los verdugos no iban a matar a la gente, ellos “estaban haciendo el trabajo”. Extraido de: Mazet, Sophie. Manuel d’autodéfense intellectuelle, Robert Laffont Documento. 2017. Pág. 14

Rwanda-Burundi es un caso que ha tocado al mundo, sus atrocidades son motivo de estudio antropológico, histórico, político y psicológico. En realidad, todas las ciencias sensibles a la humanidad y/o al ser social pueden encontrar algo que estudiar en este largo proceso de barbarie.

Este texto inicia con un fragmento que menciona al pueblo Tutsi, comunidad situada en el continente africano; principalmente, en Rwanda y Burundi. Este caso, resalta como los medios de comunicación pueden controlar la imagen de un pueblo, al punto de legitimar acciones violentas e inhumanas en contra de ellos. Incluso, muestra como este tipo de propaganda es capaz de incentivar al interior de los mismos pueblos acciones de barbarie en contra de sus semejantes, partiendo de la idea de sentirse superiores en medio de los inferiores.

En muchas ocasiones, se han hecho cuadros de similitudes entre Rwanda y Colombia, pretendiendo demostrar que en ambas naciones se han aplicado los mismos métodos de violencia y exterminio en contra de sus pueblos originarios para beneficio de algunas personalidades de tendencia genocida.

Sin embargo, la retorica gubernamental ha mantenido el espejismo de que son casos únicos, particulares y excepcionales de violencia. Sin ningún patrón de repetición. Por el contrario, ellos aluden a la presencia de grupos que se rebelan en contra del Estado como pilar de justificación de cualquier acción militar y policial. Incluso, paramilitar.

Ahora bien, nunca antes fue tan evidente el control que ejercen ciertos grupos políticos y sociales sobre los medios de comunicación. Así mismo, de la utilización de propaganda extremista para el impulso de acciones violentas sobre “grupos sociales y personalidades” que reflexionan las apuestas inhumanas del gobierno.

El enemigo es el Paro Nacional, los y las jóvenes de sectores populares, los y las indígenas, las comunidades afrodescendientes, las mujeres, la comunidad LGTBI, los y las artistas, los y las estudiantes, los y las campesinas, los y las pobres, las mujeres cabeza de familia, los y las manifestantes, los y las habitantes de calle, los y las escritoras, los medios de comunicación alternativos y las víctimas que reclaman justicia por sus seres queridos heridos o asesinados a manos del gobierno.

¿A usted no le parece raro?

¿Cuál es la preocupación de fondo? Básicamente, se trata de evidenciar que nos enfrentamos a unas tácticas que siempre han sido utilizadas por los grupos sociales que se mantienen en el poder gubernamental y que se aferran a él porque les genera enormes riquezas.

Es importante comprender que “ELLOS” crean el mensaje, lo mediatizan, lo repiten sin cansancio, dudamos, incluso lo aceptamos y escogemos un bando aunque seamos iguales. Por eso, el texto dice: Los verdugos no iban a matar a la gente, ellos “estaban haciendo el trabajo”. ¿Qué significa eso? Pues, que le hicieron creer a la gente del común que eran diferentes, quizá superiores y se tomaban la atribución de ir a masacrar a quienes consideraban inferiores.

¿A qué se le parece esto?

Colombia sigue en Paro Nacional Indefinido, desde el 28 de abril de 2021, la juventud se ha decidido a mantenerse en las calles, se ha propuesto a demostrar que puede realizar cambios trascendentales sin violencia. Ellos y ellas han decidido borrar su rostro para proteger a sus comunidades de la salvajada gubernamental que se empeña en derramar sangre de quien se atreve a contradecir sus ideas.

La violencia que se ha desplegado a lo largo y ancho del territorio nacional sólo demuestra lo que venía sucediendo desde hace tiempo. Situación silenciada con el asesinato de líderes sociales, masacres, hostigamiento rural, crecimiento de las mafias y poder absoluto de los medios de comunicación nacional.

Podría decirse que no hay nada nuevo, que nos enfrentamos a la misma estrategia, con sus correspondientes tácticas. Ellos se quedan con el poder y el botín. Nosotros y nosotras recogemos los muertos.

Si, se parece a lo mismo de siempre.

Pero… ¿Si cambiamos las respuestas y nos organizamos?

La invitación: leamos, seamos reflexivos, críticos, dudemos y jamás llenemos nuestra vida de adrenalina antes de salir a las calles. Ellos quieren eso. Recuerden que la movilización sin violencia rompe fronteras y logra transformaciones estructurales. Luchemos contra ellos sabiendo que están repitiendo su patrón de comportamiento y que si la respuesta es la unidad, jamás podrán pasar las barricadas. Ellos tienen su propaganda de discriminación y exterminio; nosotros tenemos la bandera de la paz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s