Mujer de Aquí, Reflexión, Social

220 Años de Criollismo: El Reto.

Por. Karol Bolaños

En tiempos inclementes, dolorosos y enfermizos nos remitimos a la vaga idea de que en épocas pasadas todo fue mejor. Incluso, frente al desastre creemos que hubo mayor capacidad de prevención, atención y recuperación.

Exaltamos imágenes borrosas, recuerdos efímeros y relatos mal contados acerca de nuestra indeleble y destrozada patria, como si el recuerdo personal pasará por encima de la historia.

Zumban en nuestros oídos, nombres de personalidades que cuentan con una fama que destaca su carácter  heróico. Entonces, nuestras esperanzas se anidan en los salvadores que pueden ser a su vez los salvajes que rompen las estructuras logradas a sangre y fuego.

La pregunta que surgue es simple: ¿Por qué estamos tan aferrados a las mentiras y vivimos desinformados en tiempos de proliferación de las verdades en voces de los y las protagonistas?

Esta es la tendencia del mundo, al parecer, se trata de una historia común en la mayoría de las naciones y la decadencia es abismal. Puesto que, los líderes mundiales se aferran al poder como el niño sin reglas hace con los caramelos y hacen con él lo que este mismo infante hace con sus juguetes.

Lo cierto, es que en nuestro país, las cosas no dejan de ser iguales y estamos lejos de cambiar algo. La disputa por el poder deja en el lugar más alejado a los olvidados y las clases dominantes deciden a su antojo, pues, su legado y riquezas son lujos que no están en discusión.

Personalmente, no me molesta «la segregación clasista de mi país». En realidad lo que me fastidia es el subdesarrollo, la corrupción desmedida, la exaltación del delito, el señalamiento a quien piensa diferente, la criminalización de la verdad y la injusticia.

Es cierto que existen ricos y pobres en todas partes, eso no es nuevo, el orden mundial está diseñado así y eso no se discute. Pero la precariedad del pobre en naciones víctimas del imperialismo es dramática. Lo lamentable de ello, es que como humanidad estamos perdiendo talentos extraordinarios en el mundo del arte, el deporte, la ciencia, la tecnología y la política por estas perspectivas de explotación.

¿Cómo le explicamos a nuestros hijos e hijas que ellos tienen la oportunidad, la opción y el derecho de ser pobres y vivir dignamente sin ser anulados, mientras otros y otras como ellos tienen que sobrevivir en la violencia, el olvido, la persecución, la desinformación, la ausencia de Estado y sin la ilusión de un futuro a menos que vivan del delito?

No, no hay salvador, tampoco personaje heróico, mucho menos mesías, jamás un gamonal decente y ni pensar en criollo libertario. Estamos frente a lo peor de lo peor, mentiras, salvajismo, desolación y no hay luz en ninguno.

Pero el problema no son ellos y ellas, el problema somos nosotros, que siempre caemos, que nos dejamos comprar la consciencia y mal gastamos nuestras oportunidades.

Hay personas decentes en este país, hay que buscarlas y brindarles oportunidades, salir del conformismo y reflexionar lo que queremos para el futuro. Porque si de verdad nos importan los y las niñas tenemos que cambiar su realidad, dar ejemplo de capacidad de cambio. Este es el reto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s