Silueta y Sombra

Por. Karol Bolaños

Cuarto propio, 4 agosto de 2020

Penumbra esperaba Silueta para que cumpliese con una de sus múltiples tareas, un rincón oscuro y alejado era el punto de encuentro. La luz era tenue y reflejaba en la distancia a Sombra. Esta última, siempre solitaria, curiosa y agitada como los vientos de agosto. Quería saber lo que sucedía en aquel encuentro misterioso, pretendía armar las fichas del rompecabezas, ajustar sus conocimientos y penetrar en la proximidad.

Silueta siempre protegida por sus ancestros, su poder eminentemente femenino y la fuerza de su talante, le permitía recorrer las calles oscuras con algo de seguridad hasta su aposento temporal. Sin embargo, no estaba sola, tras sus pasos, dos entes misteriosos la cubrían con su manto, la protegían, la llevaban hasta su resguardo.

El olor a pino salvaje había empezado a desaparecer tras la esencia de lavanda utilizada para la limpieza del lugar. El sitio estaba solitario, perfecto para respirar hondo y dirigirse a su reposo.

Mientras Silueta preparaba su último encuentro, la puerta sonaba suavemente, como si un código permaneciera en el viento para abrir el pecho hacía la fragilidad de la confianza. El toc, toc, toc se pronunciaba seco y sin emoción, con la frialdad del hacer por hacer.

La sensación de que sus pasos hubiesen sido contados, seguidos y encontrados, le penetraba tan profundo que sentía que su corazón se salía, en el fondo tenía miedo de que su soledad y tranquilidad fuese invadida por el deseo de quién ella no deseaba.

Silueta se acercaba con valentía hacía la puerta, con sutileza olvidaba la preocupación por el sonido y miraba por una pequeña rediga la llegada de su último compromiso. Respiraba, descansaba y se despreocupaba porque al fin sus angustias finalizaban.

Al abrir la puerta se encontraban Silueta y Sombra, la una real y la otra efímera, la una firme ante la luz y la oscuridad, la otra invisible e imperceptible ante la ausencia de luz. Un saludo efímero, algunos apuntes sobre ciencias superfluas, el agotar de la arena en el reloj y la división del camino tras la partida de Sombra reflejaba lo oscuro de su refugio tras dejar en un final frío aquel encuentro.

Sombra se iba, Silueta iba a cerrar correctamente la puerta tras su partida. Se encontraron por un instante y se rozaron, el tiempo se quedaba en pausa por un instante, la luz desaparecía entre el aire y el espacio.

La magia se había apoderado del momento, Sombra se había convertido en una forma, casi similar a Silueta. La Sombra tomaba entre sus brazos a Silueta, la devoraba con sus besos profundos y ansiosos. Silueta se quedaba sin fuerzas, deseos y ansias. Se fundía en aquella escena poderosa, su cuerpo fue alma y su alma fue cuerpo, dejaba que el viento susurrase al oído, que los besos mojaran su boca y su cuerpo se moviera al ritmo del bombeo del corazón.

No había testigos, nadie jamás sabrá que sucedía en medio de la oscuridad perpetua, nunca se escudriñaría en un mitológico encuentro. Era un simple instante invisible. Dos almas en un cuarto de hora que se encontraban por su única ocasión en toda su existencia. La luz interna alcanzaba para dos. Entonces, Sombra despertaba del sueño medio aterrado, sin decir palabra salía por aquella puerta para jamás aparecer.

Cuentan las abuelas que siempre apelan a la memoria para aprender y enseñar a sus círculos divinos: “que lo furtivo de cualquier encuentro puede dejar siempre un precedente en el recuerdo.” ¿Cuál será el precedente de éste?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.